Cómo Enseñar a Tu Hijo sin Sermonear

Publicado por
¿ Alguna vez has alzado tu voz a tu hijo diciendo algo como esto ?:

"Muchacho, cuantas veces te he dicho que tienes que cambiarte
de ropa antes de salir a jugar con tus amigos. Claro!, como tú no lo haces no te importa ni te interesa cuán difícil es lavar la ropa. No quiero que esto vuelva a suceder. Ya te lo he dicho antes y no quisiera tener que dar la queja a tu papá para que el te discipline. O aprendes por las buenas o aprendes por las malas. Estoy cansada de repetirlo una y otra vez. Estas creciendo y necesito que seas más responsable. Aprende de tu hermana que es más considerada y cuida mejor sus cosas. Así que ve inmediatamente a tu cuarto, te cambias esa ropa y no quiero que ésto vuelva a suceder!!!."


Si tu respuesta es afirmativa. Seguramente eres un padre o madre que acostumbra "sermonear" a tus hijos. Hábito que deja muy pocos resultados positivos. Si lo que realmente deseas es que tu hijo aprenda y te escuche, hoy te damos algunos consejos.

En primer lugar, debes saber que los sermones no son efectivos porque a nadie nos gusta que nos disparen una ráfaga de reprensiones, consejos y ordenes sin mediar palabra para al menos preguntar: ¿Porqué hicimos lo que hicimos?

Y tus hijos no son la excepción. Si tu acostumbras a "corregir" con sermones, debes saber que tarde o temprano tus hijos simplemente cerraran sus oídos a tus palabras.

Pero si lo que realmente deseas es enseñar sanamente, disciplinar integralmente y que tus hijos sean mejores, te recomiendo:

  • Antes de sermonear, pregunta: ¿ que ocurrió ? ¿ olvidaste las instrucciones ? ¿ tienes alguna buena explicación ? Esto dará la pauta para que al menos puedas escuchar y meditar previo a reprender.

  • Observa. Tus hijos aprenden y reaccionan de distintas formas según sus temores, emociones, nivel de energía y ello puede llevarles a responder de formas que a ti pueden parecerte desobediencia o rebeldía. Si aprendes a observar su comportamiento podrás ser más sensible a porqué se comportan como lo hacen.

  • Reprende sin ira. Uno de los más grandes errores es reprender, castigar o "disciplinar" con enojo. Hablar desmedidamente, gritar, hacer aspavientos e imponerte, son solo muestras de tu debilidad y falta de control.

  • Serénate. Manten el control y habla templadamente. Explica a tus hijos lo que esperas de ellos y asegúrate que lo comprendan mejor. Trata de dar instrucciones claras. Muchas veces tu hijo simplemente puedes ser que no esté comprendiendo lo que realmente esperas de él o ella. Comunicarse adecuadamente es una prueba de madurez de tu parte.

  • No seas emocional. No reacciones con desesperación, enfado o alteración. Manten la calma y entonces te escucharán mejor y con más respeto que si simplemente dices "lo que siempre dices".

  • Si debes disciplinar y estás seguro que la situación lo amerita, simplemente hazlo y tu hijo asimilará de mejor manera que si solamente sueltas una ráfaga de palabras y no disciplinas consistentemente.

  • Finalmente, sobre todas las cosas, recuerda que si estas enseñando y discipulando a tu hijo, debes hacerlo con amor. Tus palabras, frases y ademanes deben transmitir amor. Si tu pequeño comprende que lo que deseas es para su bien, para que sea una mejor personas y no un simple regaño, lo absorberá con mayor facilidad y los resultados serán positivos.

Recuerda, tus hijos son seres en desarrollo. Si logras captar su atención cada día y que ellos te escuchen cuando lo necesitas habrás ganado un enorme espacio en el camino de la formación de hijos exitosos.

Otros temas de interés:

Hijos Exitosos Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger