Qué hacer cuando tus hijos no te cuentan sus problemas

Publicado por 0 comentarios
Esta mañana encontré a mi pequeño hijo de 6 años escondido en un rincón de su dormitorio intentando reparar su auto de juguete.

Cuando le pregunte si todo estaba bien respondió con voz baja y sin verme a los ojos "si, estoy bien". Su frustración era notable y sus ojos a punto de llorar me gritaban que tenía un problema, pero algo le impedía decírmelo con confianza.

Inmediatamente supe que algo no estaba bien y esta era una oportunidad de oro para fortalecer la confianza de mi hijo en mi. ¿ Qué hubieras hecho tu ?

Supe que unos minutos antes, en un arranque de emoción el había cortado los cables que controlaban su auto de control y ahora este ya no funcionaba! Estaba frustrado e intentando desesperadamente unir los cables con cinta adhesiva.

En un segundo intento le pregunte de nuevo "¿te paso algo?" y nuevamente su respuesta fue negativa. Talvez porque su pequeño "gran orgullo" le impedía contarme su frustración al dañar su juguete. Así que actué de esta manera:

  1. Derribé su barrera emocional. Le dije: "déjame ver que le ocurrió a tu auto", e inmediatamente lo permitió. Me involucré en su problema y el necesitaba saber que era importante.
  2. Identifiqué el problema sin hacerle sentir culpable. Dije "Entiendo, no era lo que deseabas hacer y quieres arreglarlo". Sus lágrimas brotaron y asintió.
  3. Reafirme su confianza. Le dije "sabes que papa esta cerca y puede ayudarte". "¿ Deseas que te ayuda a arreglarlo?". Inmediatamente note el cambio de expresión en su rostro. Continúe: "siempre puedes contarme cuando tengas un problema, papito puede ayudarte".
  4. Le hice saber cuánto le amo. Lo abrace, limpie sus lágrimas y le dije: "te amo y haré todo lo que pueda para ayudarte a arreglarlo". Sonrío y el entusiasmo volvió. Fue en búsqueda de herramientas para la operación de "reparación" y unos minutos después estábamos juntos intentando arreglar el auto dañado. Realmente me comprometí.

Para mi fortuna, esta sencilla ilustración tiene un final feliz ya que logre arreglar los cables dañados del auto y hacer que volviera nuevamente a funcionar. Sin embargo, se que habrá muchas veces cuando los problemas no precisamente tengan una solución de 5 minutos.

De hecho, una de las grandes preocupaciones de los padres es cuando sus hijos se vuelven introvertidos y prefieren hablar con sus amigos o amigas antes que con sus padres. No hay algo más doloroso que descubrir que tu hijo tiene un problema grave y ser tu el último en enterarte.

Lo que hice con mi hijo fue reafirmar su confianza con el mensaje claro de que no menosprecio sus problemas o preocupaciones por muy pequeñas que estas puedan parecer.

Tu hijo debe sentir que sus problemas son importantes para tí, tan importantes como los tuyos propios y si tu hijo aprende de pequeño que puede hablar contigo y encontrar ayuda, apoyo y amor sin condenación o culpabilidad, cuando crezca podrás tener las seguridad que también vendrá a buscarte.


Enlaces relacionados:

Consejos para tratar con el niño rebelde

Publicado por 45 comentarios
¿Has experimentado alguna de estas situaciones?
  • Tu hijo pareciera hacer oídos sordos cuando le dices que haga o deje de hacer algo
  • Experimentas incomodidad cuando tu niño hace un tremendo escándalo en casa de algún amigo o familiar por el simple hecho de que no concedes todos sus deseos
  • Te averguenza cuando tu hijo se tira al suelo, grita y hace exactamente lo contrario a lo que le dicen
  • Tu hijo que ahora es un adolescente te reta, grita enfurecido o hasta pareciera dispuesto a levantar la mano contra ti!

Si es así, seguramente eres uno mas de esos padres preocupados y horrorizados con un niño rebelde. Hoy te presento algunos consejos para tratar con ellos.


Se consistente al disciplinar: la rebeldía nace cuando no disciplinas consistentemente a tu hijo. Eso significa que algunas veces lo disciplinas y otras veces no (dependiendo de si estas o no de humor), lo cual es tremendamente dañino para su carácter. Establece reglas en casa y cumplelas siempre, eso ayudará a que tu hijo se sienta más seguro.

No te rías de sus maldades: reírse o tomar a gracia cuando hace cosas indebidas es un grave error. Si te ríes el mensaje que le transmites es que lo que hace esta bien y su inclinación será por volver a repetirlo. El niño que pega, grita, arrebata o hace groserías jamás debe recibir aprobación de tu parte o de los que le rodean y le aman. Al contrario, el debería saber que lo que hace no esta bien.

No permitas faltas de respeto hacia sus hermanos: el respeto se aprende en casa. Las faltas de respeto hacia sus hermanos y/o hermanas debe ser disciplinadas con firmeza. El niño que no respeta a los de su casa, tampoco respetará a los de afuera, entiendase: amigos, vecinos, compañeros de escuela, compañeros de trabajo, etc.

No toleres que te levante la voz: una de las faltas más graves en casa debe ser las que son hacia los padres pues ellos representan la autoridad. Si tu hijo rebelde aprende que puede gritarte o hasta levantarte la mano, lo hará por el resto de su vida y cuando crezca será un peligro aún para tí. Si reacciona groseramente hacia mamá o papá, deberá ser disciplinado inmediatamente, de esa manera, estarás formando muchachos respetuosos de sus padres lo cual les atraerá bendición.

Demuéstrales tu amor incondicional: tus hijos deben saber y escuchar constantemente de tu boca que les amas incondicionalmente. Tu amor hacia ellos no debe depender de sus notas en el colegio, ni de su capacidad de hacer o no hacer algo. Ellos deben estar seguros de tu amor y que aún la disciplina es una forma de amarles. Si tu hijo falla en la escuela, enseñale, refuerzale, trabaja con sus capacidades intelectuales, pero el amor debe ser siempre incondicional.

Jamás les compares con nadie: Tu hijo debe saber que es único, especial y amado por quien es. Evita las comparaciones con otros niño y más aún con sus propios hermanos. Compararles o hacerles sentir inferiores a otros hace un gran daño en ellos y crea resentimiento que lleva a la rebeldía. Jamás compares a tus pequeños por ninguna razón.

Finalmente recuerda:

La disciplina aplicada con amor y consistencia ayuda a formar el carácter de los hijos dando a sus padres un fruto apacible.



Otros enlaces de interés:

Hijos Exitosos Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger